Cómo mantener la casa siempre limpia y perfumada

En este artículo hablaremos de pequeños gestos que nos ayudarán a mantener nuestra casa siempre limpia y perfumada. Quizá el truco más importante aquí es mantener la limpieza día a día, sin dejar que se nos acumule mucho trabajo, ya que no siempre tenemos el tiempo suficiente para realizar todas las tareas del hogar durante nuestro escaso tiempo libre.

No obstante, aquí te mostramos los mejores tips y consejos para mantener el orden en nuestro hogar, y conseguir que todas nuestras estancias se vean limpias y perfumadas.

Haz la cama

Parece una pérdida de tiempo, pero una cama deshecha es lo que más se nota cuando vemos una habitación. Aunque el resto del cuarto esté impoluto, ver la cama sin hacer da sensación de desorden y caos, por lo que es importante mantener nuestra cama bien hecha y ordenada. Además, es uno de los mejores hábitos para relajar la mente y disminuir nuestro nivel de estrés. Una cama en orden puede ser sinónimo de una cabeza en orden, por lo que tu salud emocional también lo agradecerá.

También es importante establecer un día a la semana para cambiar las sábanas.

Ventila correctamente

Una correcta ventilación es crucial para mantener nuestro hogar fresco, sin malos olores y descargando el ambiente. Además, mejorará la calidad del aire que respiramos mientras estamos dentro de casa. Es cierto que en invierno y en días que hace frío puede suponer un problema, pero realmente con sólo 10 minutos de ventilación es suficiente para conseguir la experiencia óptima.

Vacía la basura con frecuencia

Cada vez utilizamos más contenedores de basura en nuestros hogares (el de plástico, papel y cartón, basura orgánica, resto no reciclable…) Por eso, puede ocurrir que se nos olvide vaciar alguno de ellos, generando malos olores y cargando el ambiente. Por ello, la clave es revisar todos nuestros cubos o contenedores de basura de manera regular.

Limpia la nevera

La nevera puede ser un gran foco de mal olor. Existen multitud de trucos caseros para mantenerlos a raya, como poner una rodaja de limón y pinchar en él clavos aromáticos, una taza de café molido o poner un recipiente con bicarbonato sódico. No obstante, siempre es conveniente revisar nuestra nevera en busca de alimentos pasados de fecha, y mantener el espacio limpio. Recuerda que se mantendrá cerrado la mayor parte del tiempo.

Suelo y cristales limpios

El suelo es, sin duda, lo que más puede ensuciarse dentro de un hogar. Lo pisamos todos los días, a todas horas, y en muchas ocasiones con los mismos zapatos con los que minutos antes hemos pisado la calle. Constantemente se derraman líquidos, se caen migas y restos de comida… En definitiva, es importante limpiar la suciedad y el polvo acumulado con regularidad.
La frecuencia con la que limpiamos esta superficie dependerá de varios factores, como si existen muchos habitantes en un mismo hogar, si tienes niños, el tiempo que pasas en casa, si tienes mascotas… Lo ideal es, al menos, una vez a la semana.

Por otro lado, la suciedad en los cristales es muy visible. Basta con tener un poco de suciedad para que no podamos parar de mirar al punto sucio, ya que al ser transparentes cualquier elemento que evite visibilidad será muy llamativo.

No almacenes platos sin fregar

Encontrar una pila llena de platos y sartenes sucios causa una gran visión negativa de lo limpio que está un hogar, no sólo para sus habitantes sino también para los visitantes. Además de la impresión de desorden, puede ser causa de olores desagradables. La solución a esto es no dejar que se acumulen y tratar de fregar después de cada comida o cena, o poner el lavavajillas si disponemos de él. Recoge la mesa, deja la encimera despejada y tus cacharros limpios antes de dormir, te darás las gracias a la mañana siguiente cuando prepares el desayuno.

Mantén la ropa guardada

Tendederos llenos de ropa, montañas de ropa sin colocar… dan sensación de casa desordenada, además de que entra la posibilidad de que cojan malos olores (por ejemplo, a comida mientras cocinamos), se arruguen o se vuelvan a manchar. Intenta tender la ropa estirándola lo mejor posible, y recoge la ropa del tendedero en cuanto esté seca. Guárdala bien doblada, o estirada en perchas, para que después no tengas trabajo acumulado ni el proceso de planchado necesite tantas pasadas.

Utiliza aceites perfumados y velas aromáticas

Un humidificador puede ser tu mejor aliado, no sólo para mantener un buen aire dentro de casa, sino para que siempre huela bien. Si utilizas aceites perfumados y aromas (suelen ser más económicos que los recambios de ambientadores automáticos o con temporizador), tu hogar siempre se mantendrá con un olor agradable y característico. También, las velas aromáticas son una gran opción, pues dejarán un olor agradable mientras aportan sensación de calidez y confort a nuestra casa.

Y para terminar, quizá el mejor consejo para mantener la casa siempre limpia y perfumada es el mantenimiento diario. Recoger lo que ensuciamos, barrer después de las comidas, o después de cocinar, son pequeños actos que harán que no se nos acumule tanto trabajo después, cuando tengamos que limpiar todo. Pequeños actos como mantener recogido el baño, no dejar objetos en medio y recogerlos… Marcarán la diferencia.

 

 

Deja un comentario