Interiorismo emocional: 3 Pasos para transformar tu entorno de forma terapéutica

En la actualidad, se ha demostrado que el ambiente es uno de los principales factores que infieren en nuestra salud y en cómo nos desenvolvemos día a día. En este sentido, desarrollar nuestro entorno es la mejor forma de lograr un buen estilo de vida.

Para ello, ha surgido el concepto de Interiorismo emocional, siendo este una fusión armónica entre el diseño emocional y la terapéutica detrás de cada elemento que nos rodea. De esta manera, podremos dejar fluir nuestras ideas y sentimientos, creando espacios que nos permitan sentirnos plenos con nosotros mismos y con todo lo que está a nuestro alrededor.

No obstante, este proceso es bastante profundo y va más allá de elegir los mejores elementos decorativos. En este sentido, el interiorismo emocional busca aprovechar las líneas, texturas, formas, colores e incluso los aromas, para generar un entorno integral que permita potenciar y recargar nuestra energía.

Deja fluir tus emociones para crear un interiorismo emocional

Como primer paso, para desarrollar un entorno en el que nuestras emociones puedan fluir, debemos considerar el espacio y la distribución del ambiente. Esto de acuerdo al tipo de estancia que estemos trabajando, ya que no es lo mismo el hogar de una pareja con hijos que el hogar de un soltero.

En líneas generales, siempre hay que estudiar la cantidad de espacio con la que contamos, sobre todo en cuanto a la disposición de los elementos que formarán el entorno. De esta manera, debemos tratar de colocar los objetos de mayor tamaño, como los muebles, cercanos a una fuente de luz natural y pegados a la pared. Esto buscando generar un ambiente minimalista de concepto limpio y espacioso.

Por otro lado, es fundamental integrar en nuestro entorno elementos que nos generen recuerdos y emociones positivas. Esto para generar no solo un ambiente hermoso, sino también cargado de buenas energías que nos recuerden quienes somos, dónde estamos y a dónde vamos. Sin embargo, siempre debe existir un equilibrio, por lo que no debemos llenar nuestro entorno con una gran cantidad de elementos innecesarios.

Salón moderno completo

Establece la relación perfecta entre los colores y la luz

El interiorismo emocional permite emplear las herramientas psicológicas y terapéuticas de los colores, buscando influenciar nuestro estado de ánimo y generar sensaciones positivas. Esto tomando en cuenta que cada color puede ser asociado y percibido por nuestra psiquis de formas distintas.

De esta manera, los elementos de color azul evocan al mar, por lo que se generan percepciones de serenidad y calma. De igual forma, los colores verde y naranja son relacionados con vitalidad y energía respectivamente.

No obstante, uno de los colores más recomendados en el interiorismo emocional es el blanco. Esto ya que el mismo atrae la luz y produce sensaciones de calma y bienestar, e incluso, es percibido como representación de limpieza y pulcritud.

Por otro lado, debe existir un correcto manejo de la luz a través de la premisa “mínima expresión, máxima emoción”. Tomando en cuenta que la luz es el mayor modulador de nuestras percepciones y emociones. Por lo que, el elemento lumínico siempre debe existir de forma equilibrada evitando su exceso, a menos que sea parte del objetivo de diseño generar un estado de alarma y exaltación.

Dormitorio con interiorismo emocional

Crea un ambiente orgánico y despliega el interiorismo emocional

Un paso fundamental en el desarrollo emocional de nuestro entorno es el de rodearnos con elementos naturales que maximicen nuestros sentidos. De esta manera, no solo debemos incluir algunas plantas y vegetaciones, sino también tomar en cuenta los materiales con los que están fabricados los objetos de la habitación.

Para ello, se pueden emplear muebles de maderas nobles o elementos a base de lino, los cuales aportan una estética minimalista. Además, este tipo de decoraciones añaden texturas nuevas que generan tranquilidad y se adaptan fácilmente al confort que tanto deseamos.

Por último, no debemos dejar de lado los olores y aromas que fluyen en nuestro ambiente. Esto ya que los aromas nos vinculan con nuestra esencia primaria, estimulando nuestro subconsciente y estado de ánimo de formas inimaginables. Tal es el caso del aroma a eucalipto que genera frescura en el entorno, así como también podemos emplear el aroma a jazmín para limpiar el ambiente y recargar nuestras energías.

De esta manera, el interiorismo emocional busca brindarte todas las herramientas para lograr una estancia agradable que te llene de sensaciones armónicas y percepciones positivas.

Puedes encontrar tips de decoración con espejos aquí.

¿Te ha gustado? ¡Puedes compartirlo!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
También te gustará:

Deja un comentario

10€ de Descuento

Sólo por leer nuestro Blog, disfruta de 10€ de descuento automático en tu carrito utilizando el código:

CUOREBLOG